Noticias

Becas para Tratamiento de Adicciones

El Centro de Rehabilitación de Toxicómanos y de Investigación de Medicinas Tradicionales – Takiwasi es una asociación civil sin fines de lucro que viene brindando desde el 1992 atención médica y psicológica a personas con problemas de adicciones y salud mental.

El Centro Takiwasi es una de las pocas Comunidades Terapéuticas a nivel nacional autorizadas por el Ministerio de Salud del Perú, para la atención profesionalizada de personas con problemas de adicciones a las drogas. La propuesta terapéutica del Centro se basa en un protocolo terapéutico innovador que complementa conocimientos y prácticas de la Medicina Tradicional Amazónica con la psicología y medicina moderna.

Takiwasi ofrece diferentes modalidades de becas para personas con adicciones, que carecen de recursos económicos propios para poder pagar su tratamiento, pero que demuestran fuerte deseo de curarse. Estas facilidades se brindan en el tratamiento residencial que va de 9 a 12 meses, y que incluyen tratamiento psicológico y médico con plantas medicinales amazónicas además de alojamiento, alimentación y útiles de aseo personal, entre otras facilidades.

Las becas se ofrecen a personas de escasos recursos económicos o en situación de pobreza, previa evaluación de sus condiciones. Para las personas con apoyo familiar se puede llegar a un acuerdo económico de mutua conveniencia. Los adicciones no solo traen consecuencias negativas sobre las mismas personas, sino también afectan negativamente la vida y la estabilidad de los familiares directos que tienen que convivir y relacionarse con una persona desequilibrada por su adicción.

El Centro Takiwasi nunca ha cerrado las puertas a una persona realmente motivada a curarse y en condiciones físicas apropiadas. Las puertas están abiertas independientemente de la condición social, económica, instrucción y país de procedencia. La labor del Centro Takiwasi es principalmente social y humanitaria. El Centro es liderado por un equipo interdisciplinario de profesionales entre los cuales hay médicos, psicólogos, educadores y terapeutas indígenas que los esperan con los brazos abiertos.